jueves, 11 de septiembre de 2008

"Ten Fe..."


"Ten Fe,Lazaro resucita...".
Para mí, lo más
importante de tener Fe, es vivir confiado en todo momento, de que todo está siempre en el
perfecto control de Dios. Muchos de nosotros decimos, y hasta nos creemos, que somos gente
de Fe porque asistimos a la iglesia con cierta frecuencia y/o nos congregamos en algún grupo
de oración o servimos al Señor de alguna forma.
La verdadera Fe es aquella que nos mantiene de pie y con seguridad, a pesar de que lo que
queremos no lo vemos. Es mas, la verdadera Fe es aquella que nos permite agradecer a Dios
por los fracasos que tengamos, porque ella (la Fe), nos hace ver el éxito por encima del
fracaso.
"Dijo Martha a Jesús: Señor, si hubieras estado aquí, no habría muerto mi hermano. Pero aún
ahora YO SE que cuanto pidas a Dios, Dios te lo concederá. Le dice Jesús: Tu hermano
resucitará. Le respondió Martha: Ya sé que resucitará en la resurrección, el último día. Jesús
respondió: Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí, aunque muera, vivirá, y todo el
que vive y cree en mi, no morirá jamás. ¿Crees esto? Le dice ella: Sí, Señor, yo creo que tú
eres el Cristo, el Hijo de Dios, el que iba a venir al mundo.
(Juan 11, 21-27).

Muchas veces, parece que Jesús no llegó a tiempo, que nos dejó solos, que no apareció en el
momento más necesario y por eso fracasamos. Muchos quisiéramos que el fracaso, que la
pérdida nunca hubiera ocurrido, pero ocurrió y el resultado en nuestro interior es un derrumbe
emocional y la incapacidad de comenzar de nuevo o de volver a intentar lo que falló.
Tengo que decirle algo. La Biblia declara que todo obra para bien en aquellos que aman a
Dios. Si usted ama a Dios, si usted es una persona de fe, ese fracaso aparente será la puerta
para que se manifieste el poder de Dios en su vida. Las puertas de las oportunidades giran
sobre las bisagras de la adversidad. Martha, al ser cuestionada acerca de su Fe, de lo que era
capaz de creer y de esperar, sólo dijo: Yo sólo sé quien eres tú, Tú eres el Hijo de Dios, y si tu
estás conmigo, cosas mas grandes y mejores que las que estoy esperando, van a ocurrir.
Ese fracaso aparente de no haber logrado que Jesús llegara a tiempo, cuando Lázaro todavía
vivía, se convirtió en la antesala de uno de los milagros más grandes del Evangelio: La
resurrección de Lázaro.

Usted no pierda las esperanzas, y mucho menos se culpe y derrumbe porque alguna vez
fracasó. El fracaso es la escuela del éxito. No se puede triunfar si no se aprende a fracasar.
Usted nunca fracasa. Lo que usted intentó fracasó, pero no usted. El hecho de que alguna vez
o varias veces usted fracase, no lo convierte en un fracasado. Aprenda a separar los hechos de
usted. Lo que usted hizo fracasó, pero usted no es un fracasado.
Todo fracaso se puede convertir en el escalón hacia el éxito. Martha , por tener la verdadera
FE, la que le hacía creer que AUNQUE su hermano hubiera muerto, Jesús era capaz de
cambiar los resultados finales y que El siempre tiene la última palabra, al ser cuestionada
acerca del tamaño de su Fe, sólo dijo: Para ti no hay nada imposible. La respuesta de Jesús
fue: "NO TE HE DICHO QUE SI CREES VERAS LA GLORIA DE DIOS."
Usted no es un fracasado. Usted esta a punto de ver la Gloria de Dios si eleva el tamaño de su
Fe en lo que nuestro Señor Jesucristo puede hacer, y si sigue luchando por su milagro.
Recuerda,Dios te bendiga grandemente y adelante con JesuCristo...!!!.