miércoles, 10 de septiembre de 2008

"Dificultades,Visisitudes..."



"Dificultades,Visisitudes..."

El apóstol San Pablo, establece claramente, que cada uno de nosotros, los que servimos y

seguimos a Cristo, tenemos que atravesar momentos de pruebas y momentos de tribulación: “

Y tú, hijo mío, saca fuerzas de la bondad que Dios te ha mostrado por medio de Cristo

Jesús...

Toma tu parte en los sufrimientos como un buen soldado de Cristo Jesús”

, (2da Timoteo 2, 2-5).

Saca fuerzas...Toma tu parte en los sufrimientos...

Son las palabras que el apóstol San Pablo le recomienda a su casi hijo Timoteo. Le está

hablando la sabiduría de uno que empezó siendo un soldado de Cristo y en ese momento, ya

se ha convertido en un general, por los años de caminar con Jesús.

Está hablando uno que , a pesar de ser el embajador de Cristo al mundo, ha tenido que

atravesar toda clase de pruebas, persecuciones, azotes, traiciones de sus propios hermanos,

traiciones de los de afuera, hambre, soledad, desnudez, frío, naufragios, apedreamientos,

acusaciones, etc...Un hombre que maduró en las pruebas y no se hundió en ellas. Su consejo

es: SACA FUERZAS DE LA BONDAD. En otro lado de la escritura, él mismo recomienda: “N

o te dejes vencer por el mal, antes bien, vence al mal con el bien”,

(Romanos 12, 21).

Es cierto que a veces el ataque del maligno es fuerte, y casi sobrepasa nuestras fuerzas, pero

el apóstol nos afirma que el mal puede ser vencido...pero con el bien. No hay manera de que

perdamos una batalla que ya fue ganada en la cruz del Calvario si peleamos como peleó

Jesús, con el amor de Dios. Tenemos que sacar fuerzas porque las tenemos y nuestro Señor

está listo para darnos la victoria en cada circunstancia en la que tengamos que enfrentar al

mal. Todo depende de una actitud: Luchar siempre contra el mal con el bien. En otras palabras,

obedecer en todo momento la Palabra de Dios, levantarnos del suelo cuando nos derriben,

sacar fuerzas.



Es porque San Pablo tenía seguridad de que el Señor estaba con él, que era capaz de

continuar hacia adelante, a pesar de los continuos ataques del enemigo. La Frase más

poderosa, para mí, que pronunció el apóstol es esta: “Por este motivo estoy soportando

estos sufrimientos, y no me averguenzo, porque yo sé bien en quién tengo puesta mi fe,

y estoy convencido de que es poderoso...”,

(2da Timoteo 1, 12)

Yo sé bien en quien tengo puesta mi FE. Estoy convencido de que me ama y de que es

poderoso para sacarme de cualquier situación. Sin esa seguridad de quién es el que está con

nosotros, no seremos capaces de enfrentar la furia del enemigo. Si usted no tiene esa

seguridad de quién es el que está con usted, se va a hundir ante el primer naufragio que le

toque atravesar.

Enfrente las artimañas del enemigo...siempre con el

bien. Lo incorrecto siempre será incorrecto. El fin nunca justifica los medios. Sea honesto en su

trabajo, aunque su salario no le alcance para cubrir sus necesidades. Ya Dios le prosperará si

usted se esfuerza con todas sus fuerzas. Confíe en que Dios es poderoso.

Cumpla con sus obligaciones familiares y financieras de la manera correcta. No abuse de la

confianza de los demás. Ponga en alto el nombre de Jesús demostrando que en usted se

puede confiar. Soporte, no se averguence de su condición. Ponga su fe en el lugar correcto,

donde la puso San Pablo, en Cristo Jesús.



que Dios siempre está a nuestro lado para

salvarnos. El nunca se aparta de nuestro lado.

Desde el propio nombre de Dios, con el que se le revela a Moisés en la zarza ardiente, Dios

deja a entender que El es el que nosotros necesitamos que sea. Si estamos enfermos, El es la

salud; si tenemos miedo, El es nuestra fortaleza y nuestro escudo; si nos sentimos solos, El es

nuestra mejor y más fiel compañía. No importa qué clase de necesidad sea la nuestra, Dios es

capaz de suplirla completamente: "Y mi Dios pues suplirá todas vuestras necesidades,

conforme a sus riquezas en Gloria, en Cristo Jesús" ,

(Filipenses 4, 13)

No importa cuál sea la prueba que nos toque pasar, siempre podemos que confiar en que

nuestro Dios tiene el poder y el amor por nosotros, para sacarnos de donde nos hayamos

metido o de donde nos hayan metido. Esa fue la grandeza del apóstol San Pablo, saber en

quién había puesto su fe, su confianza.

Saber lo que podía esperar que fueran los resultados finales de las situaciones por las que

atravesara. Estoy convencido de que la palabra CONFIAR, es muy difícil para la mayoría de la

gente. Tal vez usted haya sido tan traicionado a lo largo de su historia, que le resulte casi

imposible volver a confiar en nadie. No tenga miedo de confiar y esperar en el Señor Jesús. El



no le va a fallar jamás. Y con El, no tenga miedo de volver a intentar amar, luchar y triunfar en

la vida. No se quede sentado esperando que las oportunidades le lleguen a usted, láncese tras

de ellas. No se frustre porque algo falló, porque le fue mal en un negocio, porque se quedó

solo(a), Dios tiene perfecto control de sus situaciones, y El usa nuestros aparentes fracasos,

para que nos acerquemos a El, y veamos todo lo que El puede hacer, primero adentro de

nosotros y después afuera de nosotros. ¿De qué vale que Dios saque a una persona de la
cárcel, si sigue siendo prisionero de su corazón y sus emociones? Las pruebas

tienen el único

propósito de hacernos libres interiormente.

Demasiada gente espera muy poco de la vida, recibe muy poco de la vida y se conforma con

muy poco de la vida. Dios es el Dios de la abundancia. De la abundancia espiritual, emocional,

de sanidad y de economía. Es el Dios más que suficiente. Experimente confiar en ese Dios, el

Dios Padre. Experimente en este momento atreverse a decirse a usted mismo y a Dios: ¡Yo se

bien en quien creo! Yo se que esto por lo que estoy pasando Dios es más poderoso que mi

prueba y El me sacará con victoria. Yo se bien que mi Dios está por encima de mi dificultad, y

El va a sostenerme para que no me caiga". Los que se atreven son los que hacen las cosas,

los que no se atreven no hacen nada grande. D

eje que su fe avance mucho más rápido que su mente. Atrévase a creer en un Dios que todo lo

puede. Dese la oportunidad de tener paz y seguridad. Deje que Dios tome el control de sus

situaciones. Luego levante su mirada y siga adelante.

Recuerda,Dios te bendiga grandemente y adelante con JesuCristo...!!!.