jueves, 25 de septiembre de 2008

"Nuevo Comienzo,Renuevate..."


"Nuevo Comienzo,Renuevate..."

Conozco gente que ha sido herida terriblemente por hechos del pasado y, al pasar los años,
el dolor y los resentimientos crecen tanto en su interior, que terminan destruyendo su propia
vida y la vida de los que más aman. Aprenda a aceptar los errores de los demás como el fruto
de su ignorancia, de sus malas experiencias y de su falta de Dios. Esa incapacidad de
perdonar a las personas y a los hechos de nuestro pasado es lo que está llevando a la ruina a
la mayoría de las familias, donde un padre o una madre que fueron abusados cuando
pequeños, se convierten en abusadores e incapaces de expresar el amor con libertad.
Conozco tanta gente que está siendo manipulada por heridas y rencores, que no actúan por
ellas mismas, sino que el rencor es lo que las lleva a hacer o decir cosas, de las cuáles más
adelante se lamentan y sufren terriblemente las consecuencias. Actúan por impulso porque
están siendo manipuladas por el odio y el rencor. El resultado de dejar que nuestros impulsos
sean los que determinen lo que diremos o cómo actuaremos es desastroso. El número de
casos de violencia intrafamiliar está creciendo de manera alarmante. Los casos de violaciones
están creciendo en proporciones epidémicas, y la mayoría de las muertes se están
produciendo entre personas íntimamente relacionadas entre sí. La respuesta a tanta violencia
está en el hecho de que la mayoría de nosotros somos víctimas del resentimiento y no lo
sabemos o no lo queremos aceptar. Somos víctimas del dolor y el trauma de algo en nuestro
pasado y en nuestro desarrollo y lo queremos negar.
Probablemente hemos sido maltratados, ultrajados, usados por alguien en el pasado y no
hemos sabido lidiar con esos hechos y hoy somos víctimas del rencor y el resentimiento.
Esclavos y prisioneros de amos y cárceles que no se ven con los ojos ni se palpan con las
manos, pero de las cuales no podemos desprendernos. Si eso es así en su vida, usted necesita ayuda urgentemente. Ayuda
humana y ayuda divina. Si ese es su caso, quiero que sepa que el Señor quiere sanarle.

El quiere abrir esas puertas de esas cárceles en las que usted se encuentra y El tiene el poder
para hacerlo. El llenará ese vacío en su vida; El llenará el vacío que provocó ese padre que
nunca tuvo y además restaurar la imagen positiva del modelo masculino y protector que nunca
fue. El llenará el vacío que provocó esa madre que nunca tuvo, ese novio o novia, esa persona
con a la que se entregó y no supo valorar su entrega. Por medio de su Espíritu, el quiere
tomarle en sus brazos y, como a un bebé, nutrirle de amor y alegría, y lavar toda suciedad que
venga trayendo de su vida anterior.
Hay una manera de sanar nuestro pasado y ser libres para siempre de nuestras esclavitudes y
nuestras cárceles: ¡mediante una relación con El! Una relación con el Padre de los cielos. Pero
necesita dar el primer paso. Buscar la ayuda de un consejero cristiano con quién tratar cada
una de esas situaciones y ventilarlas en el aire del Espíritu Santo.


Es necesario confesar esos asuntos delante de la persona correcta, una persona que crea en Dios y que sea Cristiano (a).
Personalmente le recomiendo que saque todos y cada uno de esos sentimientos de odio y
amargura de su corazón cuanto antes, no espere un minuto más, pues mientras más tiempo
dura sin hacerlo, más se extiende el veneno que tiene adentro por todo su cuerpo. El Salmo
32, 3 dice: “Mientras callé mi pecado, mi cuerpo se consumió con mi gemir durante todo
el día.” Otras versiones traducen: “mi culpa”. Mientras lo tuve callado dice el
salmista, mi cuerpo se consumía de día y de noche. Es como si dijese que todo su ser se
desintegraba por dentro a causa de la culpa, del pecado y del dolor.
Probablemente usted ha sufrido brutalmente a causa de amigos, familiares o compañeros de
trabajo que se han aprovechado de usted y de su buen corazón; probablemente ha sufrido
brutalmente a causa de un noviazgo que no funcionó, de un esposo o de una esposa que le ha
traicionado o le ha herido con insultos y malos tratos. Tal vez ha tenido razones de sobra para
destruirse interiormente, a causa del odio, resentimiento y deseo de vengarse. Quizás ha sido
quebrantado, perturbado y empujado casi a la locura. Pero no tiene que consumirse
interiormente a causa del resentimiento y del odio. Puede mantenerse sano interiormente
porque usted está a la sombra del Altísimo y cuando se está bajo su sombra, todo lo que nos
sucede obrará para nuestro bien. El enemigo tratará de golpear con todo, pero ese todo no
podrá derrumbarnos y terminará por abandonar su furia contra nosotros y huir. Cuando usted
recibe el soplo del Espíritu Santo, el poder del enemigo queda sin efecto. Querido(a) amigo(a),
usted no puede hacer nada por su pasado, pero Dios si puede.
La Biblia dice que El causa que todas las cosas obren para el bien de aquellos que le aman, y
El puede usar lo que para usted fue su peor momento, para convertirlo en su mayor bendición.
Dios puede obrar sobre su pasado, pero usted no puede. Usted puede obrar sobre su presente
y sobre su futuro, pero no sobre su pasado. Lo que si puede hacer es tratar de rectificar lo que
hizo mal ayer, haciéndolo bien hoy. Eso no depende de Dios, depende exclusivamente de
usted. La vida es corta y usted no puede desperdiciarla por más tiempo estando deprimido(a),
resentido(a), amargado(a), y lleno de odio. Lo primero que tiene que hacer es levantarse por
dentro y comenzar a buscar la ayuda que viene del cielo y que, no importa lo que haya
quedado en su record pasado, está siempre lista para descender sobre su vida y renovar sus
fuerzas. No importa que cosas estén viniendo contra usted en este momento, no importa qué
o quién quiera hundirle, usted tiene que permanecer de pie y seguir hacia delante.
Tal vez sienta que ya no tiene fuerzas y que ya no sea posible que le lleguen nuevas
oportunidades por lo que haya pasado. Escúcheme bien, dentro de todos esos recuerdos
dolorosos que tiene, dentro de esas grandes tristezas y depresiones por las que ha
atravesado, dentro de ese corazón destrozado por la desilusión, los engaños y los fracasos…
no se deje derrotar por los malos recuerdos ni por los resentimientos. No se deje encarcelar por
ellos. No se deje esclavizar por nada. La Sagrada Escritura declara: “Para libertad fue que
Cristo nos hizo libres; por tanto, permaneced firmes, y no os sometáis otra vez al yugo
de la esclavitud” (Gálatas 5, 1) Dios le está diciendo: «Ya has sido liberado, no te dejes
esclavizar por nada. Permanece firme, no importa lo que se te presente en tu vida. Que
nada ni nadie te arrebate tu libertad. No la pierdas por nada ni por nadie. No te hagas
esclavo de nadie ni de nada. Ni de ningún amor enfermizo, ni de ni ninguna cosa o
posición»
Tenemos que entender que la mayoría de las personas que nos han lastimado, herido,
maltratado o defraudado lo han hecho porque no tenían la conciencia de lo que estaban
haciendo y no eran capaces de medir las consecuencias funestas para nuestra vida. Es la
única manera que tendremos para aprender a dejar atrás los tiempos de dolor y desgracia y
abrirnos a recibir, con un corazón sano, a esas personas cuando la vida nos los ponga de
nuevo de frente. Es también la única manera que tendremos de desatar nuestro corazón de las
heridas causadas por aquellos que ya fallecieron. Entender que nosotros también nos
equivocamos y que nosotros también cometemos errores que tienen que ser perdonados por
Dios. Por eso decimos al orar el Padrenuestro: “perdónanos como también nosotros
perdonamos a los que nos ofenden”
Recuerde ,Dios le bendiga grandemente y adelante con JesuCristo...!!!.