miércoles, 24 de septiembre de 2008

"Manten tu fe siempre activa...".



"Manten tu fe siempre activa...".

La carta a los Hebreos define con palabras claras el significado de la Fe: "La Fe es la certeza
de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve" (Hebreos 11, 1).
En el contexto, es interesante observar que aparecen otras palabras que acompañan a la Fe,
estas son:
1.- Esperar,
2.- Convicción,
3.- Ver
Al momento de examinar si tenemos la capacidad de creer que Dios puede obrar algo para
nosotros o a traves de nosotros, seria interesante examinar como andan estas palabras que
acompañan a la Fe. Saber esperar (Paciencia), tener Convicción de que puede ocurrirme a mí
(Seguridad), y tener la capacidad de verlo antes de que ocurra (Soñar). Nuestra Fe siempre
estara incompleta si un de estas tres cosas faltan. Usted puede creer que Dios tiene el poder
para cambiar su situación familiar, pero no tiene la paciencia para quedarse a esperar que el
cambio ocurra. Usted puede creer que Dios puede curar a una persona enferma, pero no tiene
la seguridad de creer que esa persona pueda ser usted mismo o alguien que usted ama.
Usted puede creer que Dios puede levantar la economía de una persona y prosperarla en su
trabajo o en sus estudios, pero no es capaz de disfrutar del proceso que tiene que atravesar
para llegar a la cima. Jesús afirmó: "Todo es posible para el que cree" (Marcos 9, 23). Pero
para que la imposibilidad se transforme en posibilidad, es necesario que haya la fe suficiente
capaz de creer que hasta una montaña puede moverse a una orden nuestra. Es necesario
tener la paz necesaria en el corazón para saber y vivir de acuerdo a esta palabra de Jesús.
Tener Fe es desechar la ansiedad y la duda y caminar en equilibrio entre lo que sabemos que
recibiremos y lo que no tenemos en el momento.
Tener Fe es vivir en paz. Si usted no tiene paz, usted no tiene la medida correcta de Fe y debe
pedirle a Dios que le aumente la Fe sin quejarse por los problemas o limitaciones que pueda
tener. Los problemas son las oportunidades para ejercitar la Fe. "Pero que pida con Fe, sin
dudar, porque el que duda es semejante a la ola del mar, impulsada por el viento y
echada de una parte a otra. No piense pues ese hombre que recibirá cosa alguna del
Señor" (Santiago 1,6-7).
La duda y la Fe son totalmente enemigas. No pueden estar juntas; o está una o está la otra. Si
hay duda, aunque sea pequeña, el Señor no hará nada. Sea como el cortador de piedras,
martillando la roca, tal vez cien veces sin que se vea ni una sola grieta. Y, sin embargo, cuando
da el martillazo número ciento uno, la piedra se parte en dos, y yo se que no fue el martillazo
número ciento uno el que lo logró, sino todo lo que había sucedido anteriormente. Siga dándole
a la piedra con la seguridad de que en algún momento, se partirá en dos. No pare de golpear, y
si le falta fuerzas, pídasela a Dios para seguir intentandolo.
Personalmente ,a mi, hace seis anos atras me vienieron grandes dudas y temores,estaba trabajando arduamente 50 horas semanales en un famoso restaurante de comida rapida como gerencial,pero no tenia mi casa propia,vivia con mis padres siendo ya un adulto maduro,pero me sente ,reflexione y me dije,”Ricky es ahora o nunca,tienes que hacerlo!!!”,en ese mismo ano, logre dar el pronto pago y firmar la hipoteca de la que fue mi primera casa,tres anos despues logre comprar mi segunda casa.Si me hubiese dejado llevar por mis temores, estuviera toda mi vida viviendo con mis Padres o casado pero en casa rentada.

A lo largo de la Biblia, Dios deja claro que El tiene poder para para obrar en nuestra vida. El
pueblo de Israel estaba siendo oprimido por una esclavitud de cuatrocientos años bajo la
dictadura de un Faraón. En el libro del Exodo, Dios demuestra que está atento a las
necesidades de su pueblo, y que El tiene un plan para sacarlo de esa situación y para
bendecirlos con una nueva vida. Sólo que para que este plan se llevara a cabo, ellos tenían
que confiar y caminar en Fe, y la prueba más grande del poder de Dios fue abrir el mar para
que su pueblo cruzase en seco y fuera libre. Hoy, Dios también quiere abrir el mar que sea
para que usted pueda pasar y llegar a la tierra prometida.
Lo más importante es que en el corazón de Dios existe para usted esa misma promesa, la
promesa de una vida diferente aquí en esta tierra, ahí en esa familia, ahí en esa empresa, ahí
con esos hijos. Si lo que hay entre usted y esa tierra prometida es un mar de distancia o de
dificultades, no se preocupe, póngase a caminar, toque el agua con la planta de sus pies y Dios
obrará el Milagro que sea necesario, a su tiempo, al tiempo que Dios sabe que es el más
conveniente (Le recuerdo que la Fe esta conectada a la paciencia). Pero pida con Fe.
"Entonces Jesús le respondió: Mujer, grande es tu fe; que te suceda como deseas. Y
desde aquel momento quedó curada su hija", (Mateo 15, 28).

Por tener una Fe grande, Jesús le dice a esta mujer: Que se haga lo que deseas. Note que lo
que movió a Jesús no fue la necesidad de esa mujer, lo que movió a Jesús a obrar el milagro
fue la Fe de esa mujer. Lo que mueve a Dios a obrar no es la necesidad, sino la Fe. La Fe es
una actitud, no una palabra que se pronuncia en un momento.

Recuerdo en el ano 1993 estudiaba en la Universidad del estado en Rio Piedras un sector de la capital de mi pais Puerto Rico,me hospedaba en un area llamada Condado, donde abundan todo el ano muchos turistas,una noche mientras salia de una fiestas de cumpleanos camine a la avenida principal a buscar mi automovil, de repente una pandilla de maliantes (seis en total) me atacaron y me pidieron mi automovil, en ese momento solo pense que mi automovil era nuevo de paquete y lo hiba a perder (pense en lo material), asi que aunque ellos andaban armados con cuchillas y bates de jugar pelota yo les di la batalla y les conteste la agrecion (mal y tremendo error), logre evitar que se llevaran mi auto, pero resulte herido en un hospital cercano y nada mas y nada menos que con mi brazo izquierdo fracturado en varios partes,tenia una inflamacion horrible y un dolor intenso,aquello crecia, la inflamacion no paraba,todo el proceso duro casi cinco meses, el Doctor me dijo, “Ricardo, ya hemos quitado el yeso cuatro veces y ya bajo la inflamacion pero la fractura continua igual”, recuerdo que comenze a orar mas que nunca y con clamor le pedia a Dios que por favor reparara la fractura.Un mes despues el Doctor me indico que seria la ultima vez que quitaria el yeso y haria radiografias, si seguia igual me someteria a cirugia inmediatamente en esa misma semana, me quito la tecnico el yeso y me hizo las radiografias,ya luego cuando el Doctor regreso a la oficina, reviso varias veces la radiografia en la luz, una y otra vez la cambiaba para ver todos los angulos y me dijo medio incredulo ,“Ricardo, no se que a pasado pero las fracturas desaparecieron”,pero me dijo,”Aunque sano la fractura, tu brazo no sera igual, tendras incapacidad de ese brazo y no podras volver a extender el brazo en forma recta”,yo sali de alli y dije,”Si Dios hizo el milagro,El lo hara perfecto”,hoy anos despues, mi brazo sigue perfectamente bien como antes del accidente y lo puedo mover super bien y extenderlo rectamente como siempre desde chico.Gloria a Dios!!!.
Tomar una actitud de Fe, le impulsará a la bendición, a la sanación y a la
liberación. Haga todo con una sonrisa. Tener Fe es estar alegre y canfiado(a) de que Dios
obrará Esto le agregará belleza a su rostro. Cuando su Fe aumente, el estrés y el temor van a disminuir en su vida.
Recuerda,Dios te bendiga grandemente y adelante con JesuCristo…!!!.