lunes, 27 de enero de 2014

Madonna Grammy's 2014.







(Nota: Videos disponibles hasta que “YouTube” los retire por violación a los derechos de autor y/o les cancele las cuentas a los usuarios que los colocaron.)

http://youtu.be/A6OVxPiZQDc

La conversación del día donde quiera que uno se mete. Una boda de 33 parejas en los Grammys. Para comenzar, para que sea una boda legal tiene que haber alguien ordenado y AUTORIZADO por el gobierno (entiéndase con licencia), ya sea sacerdote, pastor, ministro, Juez que pueda casar a la  pareja, allí en los Grammys yo solo vi parejas de hombres y mujeres y parejas de lesbianas y homosexuales caminar por unos pasillos y a una cantante, actriz lesbiana llamada Queen Latifah hablar por un micrófono. La otra cosa, se llenan la boca con que Madonna les “Canto” en su boda, les canto 30 segundos (y con artritis)  a una distancia de 200 pies en una plataforma, en un auditorio con más de 5000 personas en el publico (que exclusivo verdad!) y con eso se llenan la boca. Mi consejo, que aterricen el avión, que bajen de las nubes, que se dejen de cosas infantiles porque la “Diva” Madonna no va a venir a pagarte tus facturas, ni tan siquiera la factura de tu celular pre pagado-sin contrato y por si no se han dado de cuenta, esa palabrita, “Diva” ya es casi indicativo de homosexualidad, da  la casualidad que de cada 10 personas que escucho que la utilizan 8 son homosexuales o lesbianas.


¿Qué dice la Biblia acerca de la homosexualidad?



Hay personas que les gusta decir que la Biblia no condena la homosexualidad. Se citan y explican tanto los versículos usados fuera de contexto, como los que las personas usan para mostrar que la homosexualidad es algo equivocado. El mundo quiere cambiar las palabras de Dios y sus significados convirtiéndolas en algo más adecuado a sus deseos pecaminosos. Sin embargo, la verdad permanece: La Biblia condena la homosexualidad como un pecado. Vamos a mirar lo que dice:


  • Levítico 18:22: »No practiques la homosexualidad, al tener relaciones sexuales con un hombre como si fuera una mujer. Es un pecado detestable.
  • Levítico 20:13: »Si un hombre practica la homosexualidad, al tener relaciones sexuales con otro hombre como si fuera una mujer, ambos han cometido un acto detestable. Ambos serán ejecutados, pues son culpables de un delito de muerte.
  • 1ª Corintios 6:9-10: » ¿No se dan cuenta de que los que hacen lo malo no heredarán el reino de Dios? No se engañen a sí mismos. Los que se entregan al pecado sexual o rinden culto a ídolos o cometen adulterio o son prostitutos o practican la homosexualidad 10 o son ladrones o avaros o borrachos o insultan o estafan a la gente: ninguno de ésos heredará el reino de Dios.
  • Romanos 1:26-28: »Por esa razón, Dios los abandonó a sus pasiones vergonzosas. Aun las mujeres se rebelaron contra la forma natural de tener relaciones sexuales y, en cambio, dieron rienda suelta al sexo unas con otras. 27 Los hombres, por su parte, en lugar de tener relaciones sexuales normales, con la mujer, ardieron en pasiones unos con otros. Los hombres hicieron cosas vergonzosas con otros hombres y, como consecuencia de ese pecado, sufrieron dentro de sí el castigo que merecían. 28 Por pensar que era una tontería reconocer a Dios, él los abandonó a sus tontos razonamientos y dejó que hicieran cosas que jamás deberían hacerse.


Nota: Los pasajes anteriores son tomados de la Biblia, Nueva Traducción Viviente


La Biblia, claramente condena la homosexualidad. La misma, va contra el orden creado de Dios, el cual, creó a Adán, un hombre y a Eva, una mujer. Esto es lo que Dios ha ordenado como el medio norma por el cual llevamos a cabo el mandamiento de llenar la tierra (Gn 1:18). Lo que Dios ha establecido es lo que es correcto; no lo que el hombre pecador establece.


Sin embargo, la homosexualidad, a diferencia de otros pecados, tiene un juicio severo administrado por Dios mismo. Este juicio es simple: Dios los abandona a sus pasiones vergonzosas (Ro 1:26): “Entonces Dios los abandonó para que hicieran todas las cosas vergonzosas que deseaban en su corazón. Como resultado, usaron sus cuerpos para hacerse cosas viles y degradantes entre sí.” (Ro 1:24). Como resultado de esto, ellos no pueden ver más ni considerar sus hechos como vergonzosos, para posteriormente, pasar a promover su homosexualidad y condenar a otros porque no participan de su pecado. Por lo tanto, abandonados a sus propias pasiones vergonzosos, no habrá arrepentimiento y confianza en Jesús. Y sin Jesús, ellos no tendrán perdón. Y si perdón, no habrá salvación y sin salvación, solo habrá una condenación eterna en el infierno.


¿Cuál deberá ser la respuesta del cristiano al homosexual?


Solo porque alguien es un homosexual, no significa que no podamos amarlo(a) de acuerdo a al Escritura, o de orar por él/ella. La homosexualidad es un pecado y como cualquier otro pecado necesita ser tratado de la única forma posible: Ser llevado a la cruz  y arrepentirse por este pecado.


Entienda por favor, que no odio a los homosexuales. No me importaría si mi vecino(a) fuera homosexual. He tenido amigos homosexuales y los he amado de acuerdo a la Escritura de la misma forma como he amado a cualquier otra persona. Pero la Biblia dice que la homosexualidad es un pecado. Y como todos los que la practican son pecadores, las personas necesitan perdón. Y este perdón sólo puede ser encontrado en Jesús, que es el Señor, Salvador, el Rey resucitado. Como hombre cristiano amo a Jesús en sentido respetuoso y de confianza. ¿Por qué no lo pueden hacer Uds.? Jesús es, Dios en carne (Jn 1:1, 14) y murió para salvar a los pecadores y todos, somos pecadores.


Como cristianos debemos orar por la salvación de los homosexuales de la misma forma como lo haríamos por cualquier otra persona en pecado ya que, el hacerlo es la forma correcta. No queremos que nadie se pierda debido a su pecado. El ser humano es hecho a la imagen de Dios y en cierto sentido, ellos conservan todavía esa imagen aunque estén cometiendo un pecado grave. Por lo tanto, a los homosexuales, debemos mostrarles la misma dignidad como a cualquier otra persona con la que estamos en contacto. No los insulte. Tampoco los odie. Sin embargo, esto no significa que Ud. aprueba el pecado de ellos. No comprometa su testimonio por una opinión que es socialmente aceptable la cual, carece de piedad y verdad bíblica. Más bien, permanezca firme en la Palabra que Dios ha revelado y pacientemente, ámelo(a) como enseña la Biblia y ore por la salvación de él/ella.


Finalmente, espero que comprenda, que si Ud. es homosexual, no lo odio ni tampoco lo juzgo. Pero, pecado es pecado y la solución se encuentra en Cristo. Y tranquilo… lo sé. Sé que tengo que tratar con mis propios pecados.