viernes, 27 de diciembre de 2013

LA BIBLIA Y EL ORGULLO.



LA BIBLIA Y EL ORGULLO.

Existe una diferencia entre la clase de orgullo que Dios odia (Proverbios 8:13) y la clase de orgullo que sentimos acerca de un trabajo bien realizado. La clase de orgullo que procede de la auto-justificación es pecado y Dios la aborrece porque es un obstáculo para buscarle a Él. El Salmo 10:4 explica que los orgullosos están tan llenos de sí mismos que sus pensamientos están lejos de Dios. “El malo, por la altivez de su rostro, no busca a Dios; no hay Dios en ninguno de sus pensamientos.” Esta clase de orgullo altanero, es lo opuesto al espíritu de humildad que Dios busca: “Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.” Mateo 5:3.

  • Los “pobres de espíritu” son aquellos que reconocen su total bancarrota espiritual y su inhabilidad para venir a Dios aparte de Su divina gracia.
  • Los orgullosos, por otra parte, están tan cegados por su soberbia, que piensan que no tienen necesidad de Dios o aún peor, que Dios debe aceptarlos como son, porque ellos merecen ser aceptados.


A través de toda la Escritura, se nos habla acerca de las consecuencias del orgullo. Proverbios 16:18-19 nos dice que, “Antes del quebrantamiento es la soberbia, y antes de la caída la altivez de espíritu. Mejor es humillar el espíritu con los humildes, que repartir despojos con los soberbios.” Satanás fue echado del cielo por su orgullo (Isaías 14:12-15). Él tuvo la egoísta audacia de intentar reemplazar a Dios Mismo como el legítimo gobernante del universo. Pero Satanás será lanzado al abismo del infierno en el juicio final de Dios.

Para aquellos que se levantan desafiantes contra Dios, no les espera nada más que el desastre, “Porque yo me levantaré contra ellos, dice Jehová de los ejércitos, y raeré de Babilonia el nombre y el remanente, hijo y nieto, dice Jehová.” (Isaías 14:22).


El orgullo ha impedido que mucha gente acepte a Jesucristo como su Salvador personal. El rehusar admitir el pecado y reconocer que en nuestras propias fuerzas no podemos hacer nada para heredar la vida eterna, ha sido una piedra de tropiezo para la gente soberbia. No debemos gloriarnos de nosotros mismos, pero si queremos glorificar algo, entonces debemos proclamar las glorias de Jehová Dios. Lo que decimos de nosotros mismos, no significa nada en la obra de Dios. Es lo que Dios dice acerca de nosotros, lo que hace la diferencia (2 Corintios 10:13).


¿Por qué es el orgullo un pecado tan grande? El orgullo es darnos el crédito a nosotros mismos por algo que Dios ha hecho. El orgullo toma la gloria que solo le corresponde a Dios y nos la da a nosotros mismos. El orgullo es en esencia una auto-adoración. Cualquier cosa que hubiéramos hecho en este mundo, no habría sido posible si Dios no nos hubiera permitido realizarla. Eso es por lo que le damos la gloria a Dios porque solo Él la merece.

El sabio es libre cuando obedece a Dios

El principio de la sabiduría es el temor de Dios. Dice Salomón, además:"El sabio de corazón recibirá los mandamientos..." Proverbios 10:8. Esto quiere decir que un hombre sabio de verdad, observará los preceptos de Dios para cumplirlos ¡no para desacatarlos! El hombre sabio se aparta del mal para no ofender a Dios. Por eso David exclamó:"En tus mandamientos meditaré; consideraré tus caminos. Me regocijaré en tus estatutos; no me olvidaré de tus palabras." Salmo 119:15,16.

hay personas que quieren vivir sin prohibiciones, o sin leyes divinas que los rijan. Afirman que quieren ser "libres" y no "esclavos" de reglas o mandatos divinos que no les dejen "disfrutar" de la vida. Pero estas personas NO saben que los que desobedecen a Dios, y a sus leyes, son esclavos del pecado. Al respecto dice Jesús: "...todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado." Juan 8:34. Es decir, el que no quiere obedecer los mandamientos de Dios, se vuelve esclavo de su carne, de sus pasiones, y de sus vicios. Quien es verdaderamente libre es aquel que se ha decidido a dejar el pecado, y esto significa; someterse a los mandamientos de Dios. De modo que si usted quiere ser verdaderamente libre, debe seguir el siguiente consejo de Jesús: "Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres" Juan 8:36. Sí, Jesús es el único que puede libertar al pecador perdido y esclavo. Sólo Cristo; su doctrina y sus mandamientos, pueden hacernos libres.
Te gustaría recibir libros y Biblias gratis?, Y que te los envíen directamente a tu casa libre de costo?, Inscríbete gratis ahora, Este enlace te llevara a la hoja de entrada ( También puedes oprimir el enlace al final abajo): www.tyndalerewards.com/signup/?pc=k04z-pk7c-gq0p-l4o6

Club de puntos para recibir Biblias y libros gratis solo por contestar encuestas y preguntas cortas, te las envían a casa por correo gratis cuando reclamas una Biblia o libro, únete gratis ahora mismo.

  www.tyndalerewards.com/signup/?pc=k04z-pk7c-gq0p-l4o6





 ;



www.tyndalerewards.com/signup/?pc=k04z-pk7c-gq0p-l4o6