domingo, 12 de abril de 2009

Debemos los Cristianos verdaderos celebrar Easter ...???




Millones de personas que profesan ser cristianos se levantarán muy temprano en el Domingo de Pascua (Easter en Inglés)—para poder participar en un servicio local durante la salida del sol, supuestamente celebrando la resurrección de Jesús. Después más tarde en ese día, los niños pequeños buscarán por huevos decorados con pintura, supuestamente puestos por los conejos de Easter. Por supuesto, los Católicos, semanas anteriores comenzaron la temporada con la Cuaresma, un periodo de 40 días de abstinencia y “lamentacion” dirigiéndose hacia el Domingo de Pascua o Resurrección.
     ¿Qué significa todo esto? ¿Dónde está la conexión bíblica de esta celebración con la resurrección de Jesús? ¿Y por qué Jesucristo no le enseñó estas cosas a los discípulos?
     Si le preguntas al Cristiano común el por qué ellos retienen tales creencias o prácticas lo más probable es vas a recibir una mirada fija pálida. Algunos dirán, “Es una tradición.” U, otros dirán “Esto es lo que la iglesia enseña.” Pero el hecho de la verdad es, que la mayoría de las personas no tienen una idea del origen de lo mucho que ellos retienen de lo que ven como verdad. Normalmente, las personas tienen la tendencia de simplemente aceptar lo que se les ha dicho—sin pensar o comprobarlo.
     ¡El resultado es que muchos “Cristianos” sin saber se encuentran participando en lo que actualmente son antiguas tradiciones arraigadas y fundadas en la religion pagana de misterio que prosperaron miles de años antes de Cristo!
 El Origen Increíble Histórico del Domingo de Pascua–o Easter
      Quizá sea una sorpresa para muchos saber que en la Biblia del Rey Santiago en Inglés la palabra “Easter” se encuentra una vez en—Hechos 12:4--[una traducción errónea] pero en las Versiones Reina Valera en Español es traducido correctamente. La palabra correcta del lenguaje Griego es Pascha que significa Pascua o sea “pasar sobre” [nunca Domingo de Pascua o Easter]. En el Inglés esto es un gran problema reconocido y ha entrado hacia todas las traducciones modernas, aunque no ha sido traducido así en las traducciones en Español, todavía muchos celebran el Domingo de Pascua- o Easter.
     Pues, si no existe una fundación bíblica para celebrar el Domingo de Pascua/Easter, ¿de adónde y cómo originó esto?
     Sorprendentemente, el Domingo de Pascua/Easter tiene sus raíces en las religiones antiguas paganas politeístas. Muchos libros escritos por eruditos y materiales de referencia documentan el desarrollo del Domingo de Pascua/Easter—claramente demostrando que tuvo sus orígenes en las religiones del paganismo.
     En su libro, Come Out of Her My People [Salid de Ella Mi Pueblo], el Dr. C.J. Koster, escribe lo siguiente, “La tópica entera sobre el Domingo de Pascua- o Easter, su enfatizar el día y fecha de Domingo, y sus símbolos paganos y ritos, tal como servicios a la salida del sol, es coronado por la admisión general que la palabra ‘Easter’ tiene su origen del nombre de una diosa, la diosa del amanecer, una diosa de la primavera, la diosa de la fertilidad.
     “Easter [Domingo de Pascua] tuvo un origen pre-Cristiano, es decir [involucrando] un festival [observado] en honor a Eostre, la diosa  del amanecer de los paganos.... Esta Eostre también era conocida como la diosa de la primavera que otorgaba fertilidad. Como otra forma de adoración al sol... Eostre, también llamada Eastre, Eostre u Ostara, fue adaptado por o se unió con el Cristianismo. Esta misma diosa del amanecer también era muy conocida... como la diosa de Asiria –Istar, diosa de la mañana” (énfasis añadido).
     En el antiguo Medio Oriente, la gente estaban profundamente conectados con la tierra y el ciclo natural de la agricultura. La fertilidad de la tierra era la clave para la supervivencia. La primavera era algo altamente anticipado cuando la productividad y la fertilidad regresaban después de un invierno largo y desolado. Muchas culturas celebraron la venida de la primavera con una parte integral adoración a sus dioses o diosas, particularmente aquellas asociadas con la fertilidad. Koster añade que los huevos y conejos eran símbolos comunes de la fertilidad, y que la diosa de Easter no “era solamente una diosa del amanecer sino también una diosa de la primavera que contenía todos sus símbolos y ritos de fertilidad.
     La Enciclopedia Americana declara que la palabra Easter “viene de Ostara o Eostre, significando el festival de la primavera... cuando la naturaleza está en resurrección después del invierno. Por consiguiente, los conejos, conocidos por su fecundidad, y los huevos, pintados con los rayos del sol que está regresando.” Según la Enciclopedia Católica, “una gran cantidad de costumbres paganas celebrando el retorno de la primavera se dirigió a Easter.... El conejo es un símbolo pagano y siempre ha sido un símbolo de fertilidad (énfasis añadido).
     Alexander Hislop, en su libro Las Dos Babilónias, escribe que, “Easter no es un nombre Cristiano. Tiene sus orígenes en Caldea [Babilónia] está escrito sobre su propia frente. Easter no es nada más que Astarte... la reina de los cielos, cuyo nombre, tal como pronunciado por la gente Níneve, evidentemente era idéntica con lo que ahora es usado en este país [Inglaterra]. Ese nombre, tal como hallado... en monumentos de Asiria, es Istar.” En otras palabras, ¡los antiguos en Asiria pronunciaban Istar en la misma manera que nosotros hoy pronunciamos Easter!
     El origen de Easter [hoy llamado Domingo de Pascua o de Resurrección], sin embargo, es actualmente algo bien antiguo—remontándo sus orígenes a los tiempos después del diluvio bíblico a la Torre de Babel. Nimrod—quien se levantó contra el verdadero Dios de los cielos (Génesis 10:8-9)—fue el fundador de la antigua “religión de misterio de Babilonia.” Después de su muerte, su esposa, la Reina Semiramis dio luz a un hijo ilegítimo, Tamuz (también conocido en la cultura Griega como Adonis), cual ella declaró que era actualmente Nimrod renacido. Semiramis misma fue hecha una diosa y fue conocida como “la reina de los cielos.” Fred Coulter, ha escrito que Easter es parte de una tradición que “celebra el retorno de Semiramis hacia su forma encarnada como la Diosa de la Primavera... La diosa de Babilonia, Istar... es otro nombre para Semiramis, la esposa de Nimrod, y el verdadero fundador de la religión Babilónica.”
     Tamuz es muy importante igual al amalgame de Easter. Después de su muerte inesperada a la edad de 40 años, una tradición comenzó en cual él ambos murió y fue resucitado cada primavera. Coulter añade que, “el conejo de Easter y el huevo de Easter simboliza la unión sexual que produjo a Tamuz, el hijo y el falso mesías de Semiramis, la reina de los cielos... El hijo de Nimrod, Tamuz era el antiguo falso mesías que supuestamente murió y fue resucitado cada año.” En verdad, un tema de muerte obvia y resurrección reaparece en muchas religiones paganas. Parece que antiguamente Istar y Tamuz fueron ambos envueltos en un ciclo de muerte mitológica y resurrección—una como la diosa de la luna de la primavera y fertilidad, y la otra como la figura del dios sol mesías—haciendolos los perfectos precursores de la moderna tradición de Easter. Según Coulter, los servicios de la salida del sol originaron con el sacerdocio Babilónico para simbólicamente apresurar la resurrección de ambos.
     Históricamente, lamentaciones fueron celebradas para el Tamuz fallecido [por 40 días] un día por cada año de su vida. El periodo finalizó, que por supuesto, temprano en la primavera en su “resurrección.” Hislop escribe, “Los cuarenta días de abstinencia de Cuaresma fue directamente adaptado de los adoradores de la diosa Babilónica [Istar].” ¿Es esto una coincidencia que el Cristianismo Ortodoxo de hoy practica una costumbre semejante—la Cuaresma y sus 40 días de lamentacion y abstinencia dirigiéndose hacia Easter?
     James Frazer, autor del libro The Golden Bough [La Rama de Oro], añade esto, “La pena de los adoradores se convirtió en gozo.... La resurrección del dios [Tamuz] fue celebrado por sus discípulos como una promesa que ellos también tendrían victoria sobre la corrupción del sepulcro.” Note la extraña semejanza entre el tal llamado “resurrección” de Tamuz y la enseñanza bíblica sobre la resurrección de los santos (Romanos 6:5; I Corintios 15:12; y otros).
     Como Easter Entro en la Iglesia Ortodoxa
      Considerando su evidente origen pagano, ¿exactamente cómo fue que Easter entró al Cristianismo? La respuesta tiene que ver con sincretismo—la reconciliación o unión de diferentes sistemas de creencia. Después de la muerte de los apóstoles, la Iglesia empezó a crecer rápidamente entre los Gentiles, particularmente en el Oeste. Después de varias décadas, la iglesia en Roma—ahora apóstata pero teniendo un poder considerable políticamente y económicamente—se convirtió dominante. Determinada en traer grandes cantidades de paganos hacia ella, los líderes Ortodoxos en Roma tuvieron cuidado de no forzarlos que abandonaran sus celebraciones idólatras. Con mucho engaño, los líderes de esa iglesia encontraron una manera para poder mezclar varias costumbres antiguas y prácticas paganas—y entonces aplicarlas a las doctrinas Cristianas. Easter en sí mismo es una gran unión de varias tradiciones paganas que fueron aplicadas a la muerte y resurrección de Jesús.
     Koster, por ejemplo, escribe que “festivales fueron celebrados [por paganos], con los ritos de Adonis o de Tamuz... y con el Mesías del Cristianismo muerto y resucitado siendo asimilado a la celebración pagana del muerto y resucitado Adonis (Tamuz)” (énfasis añadido).
     Refiriéndose a la unión de la Pascua de la Biblia con celebraciones paganas de la primavera, Hislop escribe: “Para apaciguar a los paganos al Cristianismo nominal, Roma persiguiendo su política normal [la de sincretismo], tomó medidas para unir los festivales Cristianos y paganos, y con una manera complicada y un sutil ajuste del calendario, se halló que no fue un asunto difícil, por general, para que el paganismo y el Cristianismo—ahora en las profundidades de idolatría—en esto y muchas otras cosas, se dieran la mano.”
     Con respecto la unión [sincretismo] de Easter, Frazer dice lo siguiente: “Cuando nosotros pensamos en las muchas veces que la Iglesia ha sutilmente ideado sembrar las semillas de la nueva fe [Cristiana] sobre las antiguas creencias del paganismo, podemos suponer que la celebración de Easter con el Mesías muerto y resucitado fue unida sobre una semejante celebración la del muerto y resucitado Adonis.... Todo junto, las coincidencias de lo Cristiano con los festivales paganos son demasiados de cercanos y demasiado de numerosas para que fuese una casualidad. Ellos notan el compromiso que la Iglesia... fue obligada hacer...” (énfasis añadido).
     Frazer añade que “la Iglesia pudo haber conscientemente adaptado el nuevo festival [de Easter] a su predecesor pagano a causa de ganar almas para Cristo.”
     La Iglesia Católica también ha usado el término Cristianizando para describir esta mezcla de ritos paganos con las doctrinas Cristianas.
 Easter Se Convierte en un Día “Oficial” de Fiesta
      Mientras Easter aumentó en popularidad—y la iglesia Romana creció en influencia y poder—una controversia larga y amarga desarrolló entre los fieles en el Este que retenían la Pascua Bíblica y aquellos en el Oeste que preferían al Domingo de  Pascua/Easter. El tema se confrontó alrededor del año 197 d.C., cuando Policrates de Asia Menor le dio una visita formal a los líderes de la iglesia de Roma. En Ecclesiastical History [La Historia Eclesiástica], el muy conocido historiador Eusebio escribe: “Una pregunta de gran importancia se presentó en ese tiempo. Para las parroquias de toda Asia, de una antigua tradición, declaraban que en el día 14 de la luna [nueva]... debe ser observado la fiesta de la Pascua del Salvador.... Los obispos de Asia, dirigidos por Policrates, decidieron retener la antigua costumbre entregado a ellos. Él mismo, en una carta cual él le envió a Victor [el obispo de Roma] y la iglesia de Roma, dio en las siguientes palabras la tradición cuál se le había dado: ‘Nosotros observamos el día exacto [ordenado en las Escrituras]; ni añadiendo, ni quitando. Porque en Asia [Menor] también grandes luces se han ido a dormir, que subirán de nuevo en el día de la de venida del Señor, cuando él vendrá con la gloria de los cielos, y buscará todos sus santos. Entre ellos está Felipe, uno de los doce apóstoles... y además, Juan, quien fue ambos un testigo y un maestro, quien estuvo en el pecho del Señor... y Policarpo de Esmirna, que fue un obispo y mártir.... Todos estos observaron el día 14 de la Pascua según el Evangelio, no desviandose en ninguna manera, sino siguiendo la verdadera regla fe.’ ” 
     Pero los esfuerzos Romanos para inducir aquellos del Este para que abandonarán la observancia de la Pascua de la Biblia no tuvo éxito. Tal como La Enciclopedia Americana demuestra, los “Cristianos primitivos eran Judíos y la tradición Hebrea [la Pascua Bíblica] estaba fuertemente sembrada en sus mentes. Un partido de tal conservadores [dirigidos por Policrates] conocidos como los Quartodecimanos lucharon para una continuación de la Pascua Judía....” (Quartodecimanos viene de una palabra Latina que significa “el 14”—y ese fue el nombre que le dieron a aquellos que siguieron la ordenanza Bíblica para observar la Pascua al principio de la noche del día 14).
     En su libro, From Sabbath to Sunday [Del Sábado Hacia el Domingo], Samuele Bacchiocchi escribe sobre este tiempo: “Por un lado, el obispo Victor de Roma en gran manera empujó para celebrar la costumbre del Domingo de Easter o Pascua... y amenazó excomulgar las comunidades Cristianas rebeldes en la provincia de Asia [Menor] que rehusaron seguir sus instrucciones. Por el otro lado, Policrates obispo de Efesos y representante de las iglesias de Asia, fuertemente defendió la fecha tradicional de la Pascua de Nisan 14. Policrates... rehusó de ser asustado para someterse a través de las amenazas de Víctor de Roma.”
     Cuando Policrates firmemente rehusó de ponerse en acuerdo con las demandas de la  iglesia de Roma, Víctor lo excomulgo de esa iglesia—igualmente a todos los Cristianos que continuaron observar la Pascua Bíblica. La excomunión, tal como fue hecho, no tenía autoridad; nada nunca cambió, solamente que el Este y el Oeste se separaron más lejos en varios otros asuntos.
     Con el tiempo, sin embargo, la controversia sobre la Pascua Bíblica contra Easter [Domingo de Pascua] se convirtió más giratorio; la iglesia de Roma al fin lo vio como una prueba de su autoridad. Koster continúa la historia: “La disputa sobre la Pascua entre la Iglesia Occidental y la iglesia del Cercano Oriente quienes retenían más creyentes que seguían las Escrituras, finalmente fue resuelto por el Concilio de Constantino en Nisaea en el año 325 d.C., donde fue decidido que Easter debiera de ser observado en el día del dios-sol [en inglés, es Sun-day- día del sol]....Constantino tomando el poder, el Concilio de Nisaea decidió rechazar [la Pascua Bíblica]... favoreciendo el día de Easter en un Domingo... Constantino exhortó a todos los obispos que aceptarán la observancia del Domingo de Pascua/Easter.”
     Con la autoridad del emperador de Roma detrás de ese decreto, el Domingo de Pascua o Easter pronto vino a reemplazar la Pascua Bíblica dentro del visible y organizado “Cristianismo.” Los verdaderos y fieles Cristianos fueron forzados a irse en secreto para poder continuar su observancia de la Pascua Bíblica.
 ¿Hablan las Escrituras sobre Easter?
      Mientras claramente no existe ningun apoyo bíblico para la observancia de Easter, las  Escrituras actualmente tienen mucho que decir contra Easter—ambas directamente e indirectamente. Muy interesantemente, la diosa Astarte de Babilonia—y la diosa de Asiria Istar—son referidas docenas de veces en el Antiguo Testamento usando la palabra Hebrea  Astarot (Asera), también usualmente traducido como arboledas. Tales arboledas fueron usadas en celebraciones y ritos de idolatría. Por ejemplo, mire lo siguiente, “Hicieron, pues, los hijos de Israel lo malo ante los ojos de Jehová, y olvidaron a Jehová su Dios, y sirvieron a los Baales y a las imágenes de Asera” (Jueces 3:7). Este versículo puede ser fácilmente  traducido, “¡y sirvieron a los Baales y a Easter o Istar!”
     Casi todos los eruditos están en acuerdo que Asera es ninguna otra que Astarte—también conocida como “la reina de los cielos.” Note el versículo de Jeremías 7:18: “Los hijos recogen la leña, los padres encienden en el fuego, y las mujeres amasan la masa, para hacer tortas a la reina del cielo y para ser ofrendas a dioses ajenos, para provocarme a ira.” Versículo 10 llama esa práctica una “abominación.” El Comentario de la Biblia de Jamieson Fausset & Brown tiene lo siguiente para decir sobre este versículo en Jeremías. “Los pasteles fueron hechos de miel, harina fina, y otras cosas, en una forma redonda aplastada para tener la semejanza del disco de la luna, a cual fueron ofrecidos.... Los de Feonecia llamaban la luna Astoret o Astarte: la esposa de Baal o Moloc, el rey de los cielos. Las deidades de varon y hembra eran el símbolo de los poderes generadores de la naturaleza....”
     Los pasteles ofrecidos a la reina de los cielos—Astarte/Istar—¡son los “bollos calientes cruzados- en forma de cruz” del “Cristianismo” Católico de hoy!” Koster añade, “Los ‘bollos’ ya estaban siendo usados por la reina de los cielos 1,500 años antes de la era Cristiana....Aún su forma redonda... con la cruz encima eso exactamente representa el mismo símbolo antiguo del sol, o es decir la cruz con un círculo alrededor de ella. Esto era algo muy conocido que era el símbolo del Sol-dios de Babilonia.”
     Sorprendentemente, “los servicios a la salida del sol” están mencionados en la Biblia también—pero solamente en una manera negativa. El profeta Ezequiel fue demostrado, en una visión, una profecía muy importante con respecto los pecados del pueblo de Dios—en ese tiempo y ahora. “Me dijo después: Vuélvete aún, verás abominaciones mayores que estas. Y me llevó a la entrada de la puerta de la casa de Jehová, que está al norte; y he aquí mujeres estaban allí sentadas edechando [lamentando] por Tamuz”—¡la figura falsa del mesías que muere y es resucitado cada primavera!—“Luego me dijo: ¿No ves, hijo de hombre? Vuelve aún, verás abominaciones mayores que estas. Y me llevó al atrio de adentro de la casa de Jehová; y he aquí junto a la entrada del templo de Jehová, entre la entrada y el altar, como veinticinco varones, sus espaldas vueltas al templo de Jehová y sus rostros hacia el oriente [este], y adoraban al sol [en su salida], postrandose hacia el oriente [este]. Y me dijo: ¿No has visto, hijo de hombre? ¿Es cosa liviana para la casa de Judá hacer las abominaciones que hacen aquí? Después que han llenado de maldad la tierra, se volvieron a mí para irritarme”  (Ezequiel 8:13-17).
     ¿Será posible unir los pedazos del rompecabeza? Asera, la “reina de los cielos” con sus panes, la adoración del sol, Tamuz—y ver que el Easter [o Domingo de Pascua] “Cristiano” ha sido ideado usando mitos antiguos. ¿Podremos ver que esto no es nada más que una abominacion pagana?
     Considere la advertencia de Dios hacia Israel mientras ellos poseyeron la tierra que Dios le había prometido: “Guarda y escucha de todas estas palabras que yo te mando... [y] cuando Jehová tu Dios haya destruido delante de ti las naciones adónde tú vas para poseerlas, y las herédes, y a habites en su tierra, guárdate que no tropieces yendo en pos de ellas... [y] no preguntares acerca de sus dioses, diciendo: De la manera que servían aquellas naciones a sus dioses, yo también le serviré. No harás así [adorar] a Jehova tu Dios; porque toda cosa abominable que Jehova aborrece, hicieron ellos con sus dioses... pues aun a sus hijos y a sus hijas quemaban al fuego a sus dioses [dedicado a su sol-dios]. Cuidarás de hacer todo lo que yo te mando; no añadirás a ello, ni de ello quitarás” (Deuteronomio 12:28-32).
     Dios le dice a los Cristianos, “No aprendáis el camino de las naciones,,,” (Jermías 10:2)—¡ni tampoco menciones los nombres de sus dioses! (vea Éxodo 23: 13). El apóstol Pablo escribió:      “No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión [compañerismo] la luz con las tinieblas? ¿Y qué concordia Cristo con Belial? ¿O qué parte el creyente con el incrédulo? ¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos? Porque vosotros son el templo del Dios viviente, como Dios dijo: Habitaré y andaré entre ellos, y seré su Dios, y ellos serán mi pueblo. Por lo cual, salid de en medio de ellos, y apártete, dice el Señor, y no toques lo inmundo; y yo os recibiré” (II Corintios 6:14-17).
     ¿Creemos en verdad estos sencillos versículos? Claramente, un verdadero Cristiano nunca puede mezclar lo que es de Dios con lo que es pagano [lo del diablo]— ¡o la verdad con la mentira! Porque Dios solamente puede ser adorado con un espíritu de verdad (Juan 4:24). 
Jesucristo Dio Solamente Una Señal Que Él Era El Mesías
      La tradición de hoy llamada Easter [Domingo de Pascua o de Resurrección] está envuelta alrededor de una crucifixión en un “Viernes Santo” y una resurrección a la salida del sol durante un Domingo de Pascua o Easter. Lo que la mayoría de los “Cristianos” fallan de realizar es que esta creencia amenaza invalidar la única señal que Cristo dio como la evidencia que Él era el Mesías—eso es que Él estaría en el sepulcro exactamente tres días y tres noches. “Porque como estuvo Jonás en el vientre del gran pez tres días y tres noches, así estará el Hijo del Hombre en el corazón de la tierra [sepultado] tres días y tres noches” (Mateo 12: 40).
     Usted no tiene que ser un genio en la matemática para ver que de Viernes al mediodía hasta Domingo por la mañana- ¡no son tres días y tres noches! [Vea el cuadro al fin de este folleto para ver la sencilla verdad, de 3 días y 3 noches]. Pues, con esto solamente, Easter o el Domingo de Pascua/Resurrección es fácilmente demostrado ser una mentira. Además, las Escrituras en ningún lugar le ordena a los Cristianos que honren la resurrección de Jesús. Sin embargo, somos ordenados a conmemorar Su muerte a través de la Pascua Bíblica (vea Lucas 22:19-20; I Corintios 11: 23-26; y otros versos). De nuevo, Easter o Domingo de Pascua/Resurrección—que se enfoca en la resurrección de Cristo—es fácilmente demostrado ser una mentira.
     Con todo esto hay que hacer las siguientes preguntas: ¿Qué dios en verdad está siendo honrado por la celebración de Easter/Domingo de Pascua? ¿Quién es el verdadero salvador detrás de la tradición de Domingo de Pascua/Easter? ¿Será el Jesús de la Biblia? ¿O será que el Cristianismo tradicional sin saberlo este adorando a un falso salvador—a otro “Jesús?”
     Se ha dicho que “la falsificación más peligrosa es la que más parece a la verdad.” El falsificador más grande es satánas el diablo, “el dios de este mundo” (vea II Corintios 4:4)—y él está engañando el mundo entero aún todavía (Apocalipsis 12:9).
     ¿Podrá ser que usted también este engañado?

Recuerda,Dios te bendiga grandemente y adelante con JesuCristo…!!!.